Una tregua

Las elecciones autonómicas de Madrid nos han dejado exhaustos. Se convocaron por puro oportunismo, motivadas tan solo por el olfato de una ambiciosa presidenta que, erguida sobre una coyuntura favorable, vio abierta la ocasión para crecer a costa de sus socios de Gobierno. En plena pandemia y con los niveles de incidencia aún muy altos, la campaña podía haber servido al menos para que los responsables de las políticas de salud rindieran cuentas ante la ciudadanía. Pero no ha sido así, o al menos solo lo ha sido en parte, pues asuntos como el abandono de los ancianos en las residencias, la utilidad de un hospital estrella o las restricciones que casi nadie se molesta en cumplir carecían al parecer de tirón entre los electores. Tampoco se ha hablado mucho de vivienda, de transporte o de enseñanza. Si a las derechas no les interesaban estos debates; las izquierdas, salvo excepciones, no han sabido plantearlos. De hecho, pronto se vieron sepultados por dilemas ideológicos que remitían sin disimulo a los conflictos nucleares del siglo XX, sintetizados en dos grandes causas: anticomunismo y antifascismo.

Seguir leyendo

Ir a la fuente
Author: Javier Moreno Luzón

Powered by WPeMatico