Soteldo quiere gambetear su lesión por Venezuela

Samuel Aldrey  / @SamuelAldrey

 

A Yeferson Soteldo le une la rebeldía de la calle y no el protocolo de la academia, el juego y el método, la crianza desordenada y la formación reglada —insiste Valdano— y naturalmente les distingue la singularidad en un momento en que el fútbol tiende a la uniformidad, a los conos, la cinta métrica y la estadística, la base de datos que no escapa al estudio de ningún ordenador, y, sin embargo, se olvida de la mirada del detector del talento, mientras más miras mejores cosas le ves.

Por eso Yeferson no espera quedarse quieto y ver la Copa América desde casa. Está en la lista y busca recuperarse para jugar.

Yeferson es esos jugadores que juega con mucho sentido, tiene pausa y un último pase primoroso, también sabe cambiar el sentido del juego y sus controles orientados son exquisitos.

Ocupa muy bien el campo, domina los espacios y su capacidad de esfuerzo es tan alta que ataca y defiende, pero sobre todo, se distingue por su recepción girada. Es el signo de distinción de los mejores volantes. Únicamente los que saben girar mientras reciben la pelota, y por tanto no se ponen de cara ni de espaldas, triunfan en el fútbol.

Por todas estas características Soteldo deberá regatear a su marcaje más complejo: él mismo. Solo su cuerpo dirá si podremos verlo como una pieza más en el esquema de Peseiro. Tiene una lesión de grado 2  en el músculo semimembranoso del muslo izquierdo.

Viajó con el equipo, solo falta que logre gambetear la lesión por la selección.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico