Será juzgado en Camagüey por bajarse la mascarilla, no por sus acciones por la democracia

14ymedio

Bárbaro de Céspedes Hernández, el activista que el pasado Viernes Santo realizó una peregrinación con una cruz de madera hasta la iglesia La Merced de Camagüey, será enjuiciado este jueves o viernes, según comunicó el instructor del caso a su esposa, Teresa Sánchez.

“En la policía le dijeron a su señora que lo van a juzgar por el problema del nasobuco”, cuenta a 14ymedio Elena Hernández, madre de De Céspedes, refiriéndose a que el día de su peregrinación andaba con la mascarilla sobre el pecho.

Los oficiales le explicaron que se trata de “una violación de las medidas” del Gobierno para evitar la propagación del covid-19.

Sin embargo, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) lanzó una alerta a la sociedad civil, a la Iglesia católica y al cuerpo diplomático acreditado en Cuba sobre lo que califica de «detención arbitraria». El opositor es también  conocido como «el patriota de Camagüey».

“El Gobierno cubano pretende encarcelarlo por supuestos motivos sanitarios, pero la verdadera razón son las frases prodemocracia que portaba la cruz”, indicó Alejandro González Raga, director ejecutivo del OCDH.[[QUOTE:“El Gobierno cubano pretende encarcelarlo por supuestos motivos sanitarios, pero la verdadera razón son las frases prodemocracia que portaba la cruz”, indicó Alejandro González Raga, director ejecutivo del OCDH]]

“Según tengo entendido, no lo van a juzgar por las inscripciones (en la cruz)», agregó desde Camagüey la madre, que precisó que un hermano del acusado será el que represente a la familia cuando se realice el juicio. La cruz que cargaba el pasado 2 de abril tenía frases patrióticas y llevaba dibujada en el cuerpo la bandera cubana.

Hernández también cuenta que su hijo está preso todavía en la unidad del barrio de Garrido que “es de la Seguridad del Estado”. 

La peregrinación de Bárbaro de Céspedes fue en solitario y la detención policial ocurrió inmediatamente después de abandonar el templo. «La iglesia es la casa de Dios, no es para hacer manifestaciones políticas», le dicen, y no le dejan entrar porque va sin camisa, según le explica una monja que lo atiende en la puerta.

En enero pasado la policía detuvo a De Céspedes en medio de una multitud cuando repartía octavillas en el centro histórico de la ciudad de Camagüey con textos de José Martí impresos. En esa oportunidad logró entregar decenas de volantes a los transeúntes y cantó el himno nacional. En varias oportunidades también gritó: «Viva Cuba libre».

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico