Se cayó el acuerdo por los lácteos y hay dudas en otras ramas de la industria

En la industria alimentaria de Córdoba existen fuertes dudas de que el nuevo esquema de precios congelados pueda obtener los resultados esperados por el Gobierno, no sólo porque deberá absorber costos propios de la economía del país, sino por la influencia de la situación global en el valor de las commodities y los fletes internacionales.

Mientras tanto, un acuerdo que quedó sin efecto en lo inmediato es el celebrado por la industria láctea. Ercole Felippa, titular del_Centro de la Industria Lechera, dijo a La Voz que el anuncio echó por tierra el incremento ya pactado del siete por ciento en una canasta de productos y que debía regir hasta el 7 de enero próximo, es decir, por tres meses.

Gabriela Moreno, titular de la Asociación de Industriales de la Alimentación de Córdoba (Adiac), consideró que el plan es “otra vez más de lo mismo: se intenta frenar un proceso inflacionario con una fantasia, congelamiento de precios, como si eso mágicamente solucionara el problema”, remarcó.

“Los controles de ningún tipo favorecen a la produccion industrial, nadie quiere trabajar a perdida, sin reglas claras y con incertidumbre, se sigue frenando la inversión que es necesaria para generar volumen, aumentar la oferta de productos y así poder bajar o la menos mantener precios”, explicó la dirigente sectorial.

Para Adiac, “ientras los costos siguen subiendo es muy difícil frenar los aumentos y a la carga impositiva tampoco están dispuestos a bajarla”, advirtió.

Final para un entendimiento

En tanto, el Gobierno “está haciendo marcha atrás sobre algo que funcionaba bien y genera una olla a presión porque se trata de inflación que ahora queda reprimida”, explicó Felippa, quien dijo que el nuevo intento “se va a cumplir a medias”._”Nadie puede obligar a las empresas a que funcionen a pérdida, por algún lado se van a ver las consecuencias”, entendió.

Mientras tanto, Jorge Riba, presidente de la alimentaria Dulcor, apuntó que la falta de un programa económico “hace que acá sufra todo el mundo, desgraciadamente”. “El consumidor compra cada vez menos, las fábricas no saben ya cómo cuidar su capital de trabajo y seguir girando, dado que el financiamiento no existe. Se necesita un plan económico y un acuerdo nacional para que aflojen las tensiones”, expresó a este medio.

Un aspecto no menor es la incidencia en los precios de insumos que están dolarizados. El cartón para los envases, por ejemplo, subió un 120% su valor en el último año. China, por otra parte, mete presión en alimentos que son de aquel origen (ajo, pimienta), lo mismo ocurre con los que provienen de Brasil (como el cacao y el café).

La situación más segura, entienden fabricantes de nivel pyme, es que las empresas terminen administrando lo que entregan. “Mi fórmula es primero repongo y después vendo”, indicó un fabricante de pastas secas.

Ir a la fuente
Author: Walter Giannoni

Powered by WPeMatico