Sánchez y Yolanda Díaz se reunieron en Moncloa para abordar la subida del SMI

Días de alta intensidad política y económica en Moncloa. Pedro Sánchez y Yolanda Díaz se reunieron el lunes en el despacho del presidente del Gobierno, según ha podido saber La Información de fuentes del entorno del presidente, para abordar diferentes asuntos pendientes de negociar en el seno de la coalición. Uno de los más importantes es la subida del Salario Mínimo Interprofesional, asunto que viene siendo discutido en el Ejecutivo en las últimas semanas. La cita se celebró apenas 24 horas antes de que el presidente de la Generalitat visitara el complejo presidencial por primera vez para comenzar a dialogar con el Ejecutivo central en la mesa bilateral.Sánchez asistía el domingo a la cena de inauguración del Mobile y se traía de Barcelona la fotografía de la distensión. El Rey, el presidente del Gobierno, Pere Aragonès y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sentados en una misma mesa. El lunes, tras inaugurar el Congreso mundial de móviles, regresaba a La Moncloa para mantener la reunión semanal del Comité de Seguimiento del Covid. Para cerrar la jornada, le esperaba Yolanda Díaz, según confirman fuentes de Moncloa. El SMI es un asunto que aún se encuentra sometido a debate interno.El Ministerio de Trabajo presentó el pasado 18 de junio un informe que Díaz encargó a principios de año, tras constatar la negativa del área económica del Gobierno y de la patronal a subir el salario mínimo en plena pandemia. Las conclusiones de los expertos sitúan el 60% del salario medio (la medida marcada por la Carta Social Europea) entre 1.011 y 1.049 euros al final de la legislatura, en 2023, y para alcanzar ese nivel proponen subir el SMI ya en 2021 entre 12 y 19 euros mensuales, desde los 950 euros actuales, lo que supondría un máximo de 969 euros al mes. Si bien en su informe, los especialistas recuerdan que es el Gobierno quien debe decidir y apuntan a la alternativa de concentrar la mayor parte del aumento en 2022 y 2023, una vez despejadas las incertidumbres de la crisis provocada por la Covid.La cuantía, en cualquier caso, se negociará en el diálogo social. El siguiente paso que tiene que dar Díaz es la reapertura de la mesa de negociación con la patronal y los sindicatos y es ahí donde unos y otros tendrán que volver a posicionarse. La CEOE ya ha advertido de que, con una recuperación económica aún incipiente y ante la delicada situación que atraviesa el tejido empresarial, no es el momento de incrementar los costes laborales que soportan las compañías por la vía del SMI. Mientras los sindicatos, por su parte, pujan por la subida en un contexto de escalada de la inflación (aunque en junio se ha moderado, alcanza el 2,6% en tasa interanual, según los datos del INE). Los datos económicos que se avecinan y la revisión al alza de las previsiones económicas que prepara el Gobierno favorecen esta visión.Precisamente, el argumento que sostiene la Vicepresidencia tercera para presionar dentro y fuera del Gobierno por la subida del SMI es que los salarios mínimos son los que más están sufriendo la cuesta arriba de los precios, en especial tras haberse desbocado la factura de la luz. Argumentan que, a principios de año, las nóminas de pensionistas y funcionarios se revalorizaron un 0,9%, mientras los salarios pactados en convenio están subiendo en torno a un 1,5%. Por eso, entienden que un impulso al SMI en el segundo semestre del año haría la vida más fácil a este colectivo de más de un millón y medio de trabajadores.El SMI es un asunto prioritario en la agenda compartida entre Sánchez y Díaz, como también lo es la reforma laboral. Una vez cerrado el acuerdo en el diálogo social para el primer paquete de medidas en materia de pensiones, la modernización de las relaciones laborales es clave en el Plan de Recuperación comprometido por el Gobierno con la Comisión Europea. Y aquí el ambiente se encuentra tenso. La patronal rechaza de plano el planteamiento que ha expuesto el Ministerio de Trabajo en los últimos borradores y está ralentizando unas negociaciones en las que los sindicatos mantienen, de momento, un perfil bajo, al haber visto incluso superadas sus aspiraciones. Este miércoles se volverá a reunir la mesa de diálogo social para intentar avanzar en esta materia prioritaria para el acceso a los fondos europeos.La Ley de Vivienda también sigue enquistada. El PSOE presentó hace unos días una nueva propuesta para limitar los alquileres pero Unidas Podemos pide ir más allá y aprobar una herramienta que permita a los ayuntamientos bajar los precios en las zonas de mercado tensionadas. El debate con el Ministerio de Derechos Sociales que dirige Ione Belarra está siendo muy intenso para intentar cerrar un acuerdo antes del mes de agosto. La coalición acumula ya casi seis meses de retraso respecto al pacto alcanzado.Hay que recordar que, tal y como se contó en La Información, Sánchez y Díaz han recuperado los famosos ‘maitines’ en el Palacio de la Moncloa que sirven para engrasar el Gobierno de coalición pero con un formato distinto al que venían manteniendo PSOE y Unidas Podemos durante la anterior etapa, en los primeros meses de la legislatura. Presidente y vicepresidenta tercera han acordado establecer una nueva relación en lo que queda de legislatura con el objetivo de aprovechar los fondos europeos y que las dos partes del Gobierno, así como los grupos parlamentarios, funcionen de manera ágil.
Ir a la fuente
Author: todos@lainformacion.com (Fernando H. Valls/Cristina Alonso)

Powered by WPeMatico