Roger Zayas y la magia de la música en las calles

La música y la fotografía son las grandes pasiones de Roger Zayas. El destacado músico e integrante de la agrupación de Juan Luis Guerra y 4.40 abrió su cuarta exposición individual “En vivo”, que puede ser apreciada durante todo el mes de junio en el Centro de la Imagen, en la Ciudad Colonial.

En total 22 obras completan la exhibición que estará abierta de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. y los sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

En conversación con Tiempo Libre, Zayas narra que en los viajes alrededor del mundo, como parte de la gira de conciertos de la multipremiada agrupación dominicana, llevar su cámara consigo le sirvió para inmortalizar momentos inolvidables.

Desde los paisajes, la infraestructura, los objetos y la gente, principalmente los artistas tocando en diversos rincones conforman la diversidad de su obra.

El cantautor cuenta que la muestra es una forma de unir sus dos pasiones: la fotografía y la música. “Le quise poner “En vivo” porque precisamente ellos están haciendo un concierto en vivo”, detalla a Tiempo Libre.

Refiere que tomó instantáneas en New Orleans, en Estados Unidos, una ciudad eminentemente musical, mientras tocaban en el Festival de Jazz. “Ahí en cada esquina hay gente tocando”, añade.

Otras fotografías corresponden a cantantes o grupos en paradas de países europeos como Bélgica, o ciudades: Madrid, Praga.

Decidió hacer la muestra por iniciativa e invitación de Mayra Johnson, directora del Centro de la Imagen, quien hizo la curaduría y coordinación de la muestra.

Todo comenzó en 4.40. La primera cámara fotográfica profesional de Roger Zayas se la regaló Juan Luis Guerra durante la gira del álbum “Bachata Rosa” hace 30 años y así cuenta la historia.

“A él la disquera le había obsequiado una Canon análoga, que todavía conservo, y como a los dos días yo cumplía años durante la gira, él me la regaló (por la ocasión). Me vi en el compromiso de investigar a fondo cómo manejarla. Las cámaras fotográficas son como los carros de cambio y los automáticos: o tú lo pones en A y dejas que haga el trabajo por ti o aprendes a utilizarla de forma manual para manejar la luz, la apertura, la velocidad y todo eso. Entonces, yo quise de esa forma honrar el regalo tratando de meterme a fondo en lo que es el lenguaje de la fotografía”. Desde ahí empezó a investigar con amigos fotógrafos que siempre ha admirado y a ver el trabajo de artistas clásicos del lente.

En los últimos 10 años se ha dedicado de lleno y comenzó a exponer sus piezas en galerías. Esta es su cuarta exposición individual. La primera muestra que hizo fue “Lo que mis ojos ven”, a propósito de una invitación al Torneo de Pesca de Cap Cana.

Allí exhibió unos 15 trabajos. Le siguió “365 humanos”; y continuó con “Travesías” en el año 2018 en la Galería Arte San Ramón. En ese momento Roger presentó una recopilación de 10 años de gira con Juan Luis Guerra y 4.40. “Eran fotos que solía hacer en mis momentos libres”, dice.

En uno de esos viajes junto a 4.40 y siempre prevenido con su cámara, una escena captó su atención y la guarda en su memoria.

Esa imagen está en la exposición en dos versiones; una del panorama y otra de un ‘close up’ a un acordeonista en Bélgica que estaba tocando y tenía un rostro muy particular. “Tiene una cara que me transmite mucha ternura, es un señor que se ve que no tiene (grandes) condiciones económicas, pero su sonrisa es tan dulce que sabía que tenía que incluir esa foto”, resalta.

Zayas asegura que es un ejemplo del amor por la música que tienen esos intérpretes apostados en las calles de las principales ciudades del mundo. En la apertura de la exposición expresó que independientemente de que la gente les eche monedas o pase de largo “ellos están básicamente en un escenario dándolo todo”.

Por eso le llevó a prestar atención. “No se van a hacer ricos haciendo lo que hacen, pero la música está por encima de todo aquello”, afirma.

Roger Zayas precisa que le gusta más la fotografía de calle, pero una toma reciente del atardecer en Miches, el Seibo o de un lago en Amsterdam, Holanda, muestran mucho más de su vocación.

“Yo amo la fotografía en general aunque me gusta más la fotografía de calle porque son momentos en los que uno tiene que salir a buscar y no se presentan tan fácil, tienes que tener la vista aguda todo el tiempo. En cuanto a los paisajes mi trabajo me ha dado la dicha de viajar por el mundo y guardar esos recuerdos e inmortalizarlos para siempre en una imagen y colgarlos”, destaca.

“Siempre que viajo mi cámara va primero. Eso es esencial”, agrega.

Roger Zayas manifiesta que siente un profundo respeto por los corresponsales de guerra, de protestas y catástrofes naturales que arriesgan su vida por su trabajo.

“Me emociona mucho el trabajo de los corresponsales. Esos fotógrafos y los de guerra están hechos de otra madera. Tienen que estar cuidando la composición en medio de un tiroteo o tragedia natural y mantener la compostura para documentarlo de una manera precisa con la realidad y calidad fotográfica”, refleja.

Finalmente, les envía un consejo a los jóvenes que incursionan en el maravilloso mundo de la fotografía: “Mucha gente está estudiando lo cual es maravilloso. Y como todo arte hay mucho de todo; se irá filtrando lo bueno, lo malo, lo mediocre y los que trabajan duro. Entonces hay que seguir trabajando y tratar de establecer su propio estilo”.

Todo el mes de junio. Calle Arzobispo Meriño 464, esq. calle Vicente Celestino Duarte.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico