Relación no oficial con Félix Verdejo le provocaba mucho dolor a Keishla Rodríguez, según madre de la víctima

La relación sentimental entre Keishla Rodríguez Ortiz y el boxeador Félix Verdejo, acusado de secuestrarla y asesinarla en Puerto Rico, era una conflictiva que a la joven de 27 años le provocaba mucho dolor.

Así lo reveló la madre de Keishla, Keila Ortiz Rodríguez, en una entrevista con el programa Despierta América de Univision.

La mujer relató que el vínculo entre ambos inició cuando eran niños.

“Al principio, cuando ellos eran niños, vámonos primero por ahí, cuando ellos eran niños, pues…amigos, noviecitos”, inició explicando Ortiz Rodríguez.

“Pero ya al pasar los años se convirtió en otra cosa…en un dolor para ella”, aseguró la madre quien fue la primera en señalar a Verdejo como sospechoso del crimen cuando aún la joven se encontraba desaparecida.

Keishla Rodríguez intentó separarse de Félix Verdejo en varias ocasiones

Según el relato de la entrevistada, su hija intentó varias veces cortar la relación con el boxeador, al que apodaban “El Diamante”.

“Keishla a veces le decía que se olvidara de ella, que él hiciera su vida, para terminar; pero pasaban uno o dos días y él estaba aquí”, indicó Ortiz Rivera en referencia al apartamento en el residencial Villa Esperanza donde habitaba su hija.

“El entraba por esa entrada (señala con su dedo) a las millas, llegaba a la casa de ella, empezaba a darle a las ventanas”, agregó la progenitora.

“Abre, estoy aquí”, era la supuesta exigencia de Verdejo.

El alegado patrón de acoso llegó al punto que, en algunas ocasiones, el deportista ya la estaba esperando en el residencial Villa Esperanza cuando aún ella no había llegado del trabajo.

“A veces Keishla no había llegado del trabajo y ya él la estaba esperando”, declaró la mujer.

“En las mañanas, cuando Keishla a veces salía, él estaba esperándola”, añadió.

Madre de Keishla pide a mujeres que no se queden calladas

Ortiz Rivera emplazó a otras víctimas de violencia doméstica que estén en la misma posición que en algún momento estuvo su hija a que denuncien la situación antes de que sea tarde.

“Que no se queden calladas, que hablen, que busquen ayuda. No solo es el caso de Keishla, mi nena. Han habido muchos casos de mujeres asesinadas aquí en la isla. Eso ya no puede estar pasando”, aconsejó la madre.

De paso, Ortiz Rivera le pidió a los jóvenes que sigan los consejos de sus padres cuando le piden que se alejen de personas.

“Jóvenes, cuando sus padres le digan, un instinto que tienen, háganle caso. Nosotras las madres sabemos”, puntualizó la puertorriqueña.

No está claro, sin embargo, por qué Keishla se abstuvo de denunciar a Verdejo ante las autoridades.

La joven, que trabajaba en un centro de “grooming” para mascotas, se mantuvo en la relación inestable, y en contacto por unos 10 años con Verdejo hasta el día de su asesinato.

Mientras el púgil criaba con Eliz Marie Santiago Sierra una niña que procrearon que hoy tiene 2 años, mantenía la relación con Keihsla.

Al momento no está claro si Verdejo y Santiago Sierra están casados o solo convivían.

La información disponible apunta a que Verdejo y Santiago Sierra mantenían una relación pública desde hacía al menos siete años.

Hoy, solo queda el recuerdo de la sonrisa de Keishla para su familia, amigos y el resto de las personas que en la isla y en otras partes del mundo han seguido el caso. En el caso de Santiago Sierra, las especulaciones sobre su posible conocimiento o participación en los hechos no cesan en redes sociales, a pesar de que las autoridades no la han señalado como sospechosa o persona de interés.

Verdejo solo en una cárcel federal en Puerto Rico en espera de juicio

Verdejo se encuentra solo en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo, en Puerto Rico, luego de que un gran jurado federal lo acusara de robo de auto con resultado de muerte; un cargo de secuestro con resultado de muerte; y un cargo por matar a un niño por nacer.

Los mismos cargos enfrenta su presunto compinche Luis Antonio Cádiz Martínez, quien de testigo cooperador del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) pasó a ser coacusado.

El boxeador enfrenta un cargo adicional por usar y portar un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia.

Verdejo y alegado compinche encerrados sin derecho a fianza hasta el juicio

Ambos permanecen encerrados sin derecho a fianza hasta la fecha del juicio que aún no ha sido determinada.

El pasado 29 de abril, el dúo habría secuestrado a Keishla cuando la joven llegó al lugar al que fue presuntamente citada por Verdejo para mostrarle la prueba de sangre positiva que confirmaba su embarazo del púgil.

La denuncia criminal del caso indica que Verdejó golpeó a Keishla, ambos le inyectaron fentanilo y heroína, la amarraron de pies y manos y la lanzaron a la laguna San José desde el puente Teodoro Moscoso con un bloque.

Madre de Keishla le dijo que tuviera cuidado

Verdejo habría disparado en dos ocasiones a la mujer que compartió por una década sin alcanzarla.

Keishla murió por asfixia por inmersión tras caer al agua.

La mañana antes de su desaparición, la madre de Keishla le pidió que no se encontrara con Verdejo.

“Nosotras hablamos a las 7 de la mañana, y ella me dijo, ‘mami, Félix viene a ver la prueba de embarazo, pero la de sangre’, y yo le dije, ‘chica, ten cuidado’. ¿Por qué le dije ten cuidado? Pues, porque él ya la había amenazado de que no tuviera el bebé, que se haga un aborto, que él tiene su familia, que él es boxeador, figura pública…”, indicó Ortiz Rivera en una entrevista previa con Primera hora.

Te puede interesar:

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Ver artículo en El Diario NY

Ir a la fuente
Author: diariopr

Powered by WPeMatico