¿Por qué vacuna el Ejército a España? ¿Pfizer ‘sí’ y Janssen no? ¿Puede influir en su rendimiento en la Eurocopa?

La Eurocopa arranca el 11 de junio en un contexto especial. Aunque la pandemia ya va dando los que parecen ser sus últimos coletazos, sigue dejando incógnitas que resolver. El caso de la selección española es uno de los más peculiares, pues ahora mismo cuenta con dos positivos confirmados, el de Sergio Busquets y el de Diego Llorente.

Mientras Luis Enrique ha necesitado llamar a más jugadores para que formen grupos burbuja a la espera de novedades, Sanidad ha confirmado que los convocados serán vacunados antes de viajar a Sevilla, donde España debuta el día 14 frente a Suecia. Pero quedan dudas de si este paso tiene lógica, de hasta qué punto es positivo o de cuáles son los pasos a seguir.

En pocos días han entrado las prisas. La opción de vacunar a los futbolistas se puso sobre la mesa a finales de la pasada semana, tal y como confirmó el ministro José Manuel Rodríguez Uribes. El caso se complicó con el primer positivo de la selección el pasado lunes, el de Sergio Busquets, que tuvo que abandonar la concentración. Tras su salida, se activó el protocolo por el que, entre otras cosas, los internacionales absolutos no pudieron disputar el partido amistoso de este martes ante Lituania. Por ahora, y tras conocerse el segundo positivo, de Diego Llorente, trabajan de forma individual o en grupos reducidos. En ese momento empezó a valorarse la opción de la vacunación a toda la plantilla y finalmente Luis Enrique ha decidido dejar a once futbolistas de la sub21 concentrados en Las Rozas para que se unan a la burbuja paralela que ya formaban Kepa, Fornals, Albiol, Rodrigo, Brais y Soler.

Quienes sí ya están dentro del proceso de vacunación son los deportistas olímpicos que estarán en Tokio el próximo mes de agosto, entre ellos también los futbolistas (Marco Asensio de hecho compartió una foto del momento en el que recibió la primera dosis). Ahora Sanidad ha dado luz verde para que se proceda a vacunar a los hombres dirigidos por Luis Enrique, que debutan en la Eurocopa dentro de solo cinco días.

Serán las Fuerzas Armadas las que vacunen a la selección española, tal como ha confirmado también el Ministerio que dirige Carolina Darias. Esto se debe a que, estrictamente hablando, la vacunación de los futbolistas está fuera de protocolo. No siguen el procedimiento de los grupos de edad y se considera un hecho aislado, de ahí que no sean los profesionales sanitarios quienes les inoculen las dosis a los convocados.

Los futbolistas recibirán la vacuna de Pfizer, de dos dosis. Son las más utilizadas en España y da la casualidad de que fue la primera en recibir el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en diciembre de 2020. En el acuerdo con el Comité Olímpico Internacional está recogido, además, que este sea el fármaco que reciban los deportistas.

Por plazos, no demasiado. Teniendo en cuenta que tienen que recibir dos dosis y que la inmunidad total se alcanza pasadas entre una y dos semanas desde el segundo pinchazo, jugarían sin inmunizar. Por ejemplo, si reciben la primera dosis de Pfizer este jueves 10 de junio, tienen que pasar 21 días para que se les inocule la segunda, que se les inocularía en torno al 1 de julio, podrían estar inmunizados alrededor del 8 o 9 de ese mes, a dos días de que acabe el torneo.

De hecho, precisamente por esto ya se han producido las primeras críticas. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que «no tiene sentido» vacunar ahora a la selección y que esta medida «tenía que haberse previsto mucho antes», no cuando quedan días para que arranque la Eurocopa.

Esa es otra de las incógnitas. Los efectos secundarios que puedan provocar las vacunas, aunque leves, pueden afectar al rendimiento de los jugadores durante el torneo, e incluso causar que sean baja para alguno de los partidos, en caso de tener fiebre o dolor muscular, que son algunos de los efectos poco duraderos pero más recurrentes. De hecho, algunos de los integrantes de la selección belga rechazaron ser vacunados para que el fármaco no perjudicase a su estado de forma.

Hay de todo. En el caso de Italia los jugadores recibieron la segunda dosis de la vacuna el pasado 26 de mayo, gracias a un derecho de prioridad concedido por el Gobierno y el Ministerio de Salud, por lo que sí llegarían a la Eurocopa con los plazos más de cara. En Francia los jugadores tienen libertad para inmunizarse o no. Como explicaba a finales de mayo el seleccionador, Didier Deschamps, en la práctica «hay ciertos jugadores que han podido vacunarse por su propia decisión». De hecho, Kylian Mbappé hizo público que se había inmunizado. Deschamps, así como el resto de cuadro técnico, por prudencia, sí se han vacunado.

En el caso de Alemania, no se ha optado por una vacunación total de la selección ante la Eurocopa y, según el medico de la federación, Tim Meyer, no hay ningún jugador que haya recibido las dos dosis de una vacuna. Meyer, por otra parte, ha rechazado la posibilidad de una vacunación durante la Eurocopa por el riesgo de efectos secundarios y ha recordado que en la mayor parte de Alemania solo este lunes ha terminado el régimen de prioridades.

En cambio, Dinamarca, Suecia y Finlandia no han vacunado a sus jugadores antes del torneo ni tiene planes específicos para su vacunación, por lo que tendrán que seguir el calendario marcado por las autoridades según el grupo de edad al que pertenezcan. Tampoco irán vacunadas a la Eurocopa las selecciones de República Checa, Austria o Macedonia del Norte, entre otras.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (Emilio Ordiz)

Powered by WPeMatico