Oso, león, lobo o delfín: ¿qué cronotipo de persona eres respecto a lo que duermes?

Los cronotipos son los encargados de describir la tipología circadiana o las diferencias de cada persona a la hora de dormir. En este sentido, «los cambios circadianos en los neurotransmisores y la actividad cerebral se reflejan en la capacidad de adaptación de los seres vivos al medio ambiente. Este tipo de adaptación se refleja a su vez en lo que llamamos cronotipo», explican en el Instituto Internacional de Melatonina perteneciente a la Universidad de Granada.

De tal manera que el estado de alerta por la mañana y por la noche es diferente en cada persona dando lugar a diferentes cronotipos del sueño en función del reloj biológico. En este sentido, como explican en el periódico británico The Guardian, existen cuatro cronotipos básicos a los que se les ha asignado un animal fácil de recordar para distinguir a cada persona según como duerma.

El doctor estadounidense experto en sueño, Michael Breus, clasifico a los humanos en cuatro grupos que identificaba con cuatro animales: oso, lobo, león y delfín. Así, el experto identificaba estos cronotipos del sueño para tomar decisiones que nos permitan descansar más y mejor.

En primer lugar, los osos representan a más del 50% de la población y son aquellos que siguen el ciclo solar, esto es, se alcanza el máximo pico de energía al amanecer cuando sale el sol, decae por la tarde y disminuye en la noche.

Por otro lado, los lobos prefieren levantarse más tarde y tienen más energía para realizar actividades durante la noche. Así, las personas que pertenecen a este cronotipo duermen más durante el día y tienen más dificultades para levantarse pronto por las mañanas. Su concentración y rendimiento, al contrario que los osos, se incrementan conforme avanza la tarde y la noche. Cerca del 15% de la población pertenece a este grupo y consumen una mayor cantidad de cafeína para sentirse despiertos.

Los leones, por su parte, se levantan temprano de forma natural y les gusta irse a la cama pronto, justo cuando los lobos tienen una mayor energía. Se cree que otro 15% de la población pertenece a este grupo, que se caracteriza por ser más propensos a tomar una siesta después de comer.

Por último, los delfines duermen peor y les cuesta más trabajar por la tarde. Pueden representar a cerca del 10% de la población y son aquellas personas que tienen el sueño ligero y que suelen levantarse varias veces durante la noche. Además, tienen más problemas para conciliar el sueño a la hora de dormir.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20minutos)

Powered by WPeMatico