Ministros de Salud de las Américas acuerdan hacer frente a cuestiones urgentes durante el Consejo Directivo de la OPS

Washington, DC, (OPS).-

Las resoluciones adoptadas abordan la producción regional de medicamentos esenciales y tecnologías sanitarias, revertir la reducción en las coberturas de vacunación de rutina, avanzar hacia la digitalización del sector salud, y fortalecer los sistemas de salud para enfrentar mejor las emergencias 

La 59ª reunión del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), convocada virtualmente del 20 al 24 de septiembre y a la que asistieron ministros de salud y autoridades de toda América, concluyó esta mañana. Durante la reunión, las máximas autoridades de salud de la región adoptaron 13 resoluciones para fortalecer las políticas de salud en las Américas y hacer frente a desafíos urgentes, como la reducción en las coberturas de vacunación de rutina y la respuesta a la persistente pandemia por COVID-19.

El Consejo Directivo, que se reúne anualmente durante los años intermedios a la Conferencia Sanitaria Panamericana, es responsable de establecer cuáles serán las políticas y prioridades de la OPS en materia de cooperación técnica para los Estados Miembros y de promover los asuntos de mayor importancia en salud pública a nivel regional.

La Directora de la OPS, doctora Carissa F. Etienne, destacó la insistencia de los países por fortalecer los sistemas de salud de la región “para que sean más resilientes y puedan responder a emergencias de salud pública como la pandemia por COVID-19”. También subrayó el reconocimiento de los Estados Miembros sobre la necesidad de una “mayor inversión en los sistemas de salud, incluidas las funciones esenciales de salud pública”.

La doctora Etienne reconoció los numerosos retos que han afectado las respuestas nacionales a la pandemia, entre ellos “las deficiencias en la cadena de suministro mundial, las desigualdades en la disponibilidad y distribución de vacunas y suministros esenciales, la limitada o nula capacidad de producción regional y los inadecuados sistemas de regulación y apoyo”, todo lo cual agrava la vulnerabilidad de la región para hacer frente a la pandemia.

En ese sentido, pidió apoyo para fortalecer una política de autosuficiencia, “que permita aumentar la producción nacional y regional, así como el acceso a las vacunas, los medicamentos esenciales y las tecnologías sanitarias”.

La doctora Etienne también llamó a que se realicen esfuerzos urgentes para impulsar la inmunización, tras lamentar “el descenso generalizado de la cobertura de vacunación en las Américas, con niveles crecientes de vacilación hacia las vacunas, todo lo cual se ha visto exacerbado por la pandemia de COVID-19″. Asimismo, abogó por que se preste “verdadera atención a ampliar la cobertura de inmunización, mejorar los programas de sensibilización sobre las vacunas, invertir en el primer nivel de atención y solucionar el problema de las dudas y desinformación sobre las vacunas”. Por otro lado, celebró los compromisos asumidos por los principales actores de la Cumbre Mundial sobre la COVID-19, convocada por los Estados Unidos esta semana, con el objetivo de alcanzar la meta de vacunar contra el virus a al menos el 70% de las personas en todos los países del mundo para finales de 2022.

El Consejo Directivo también debatió cuestiones de salud mundial, en particular la preparación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para futuras emergencias sanitarias, incluidos aspectos jurídicos y financieros. La doctora Etienne recalcó que se puede aprender mucho de las décadas de experiencia de la OPS para hacer frente a las emergencias.

“Estoy plenamente segura de que juntos, unidos en el espíritu de la solidaridad panamericana, venceremos al virus SARS-CoV-2 y estaremos mucho mejor preparados para el siguiente, habiendo asumido y tomado en serio las lecciones aprendidas en este capítulo de la salud pública”, aseveró la Directora de la OPS. “Tanto nuestro pueblo como la historia nos exigen que aprendamos de esta experiencia”, manifestó.

Las resoluciones aprobadas por el Consejo Directivo este año incluyen:

Aumentar la capacidad de producción de medicamentos esenciales y tecnologías sanitarias: se centra en la producción regional para aumentar el acceso a medicamentos esenciales y tecnologías sanitarias. En concreto, la resolución pide que se creen mecanismos gubernamentales para fortalecer la capacidad nacional de investigación, desarrollo, innovación y producción.

– Reforzar la inmunización como bien público para la salud universal: incluye seis acciones para revertir el declive de las coberturas de inmunización de rutina, como fortalecer la gobernanza, liderazgo y financiación de los programas de vacunación; vigorizar la integración de los programas de inmunización en los sistemas de atención primaria de salud, y desarrollar estrategias de comunicación para fomentar la confianza en las vacunas.

– Estrategia para la creación de sistemas de salud resilientes y la recuperación tras la pandemia por COVID-19 para mantener y proteger los logros en materia de salud pública: tiene como objetivo reparar las deficiencias estructurales de los sistemas de salud expuestas por la pandemia y construir sistemas de salud resilientes que amplíen la cobertura, aborden las determinantes sociales de la salud y estén mejor preparados para enfrentar emergencias sanitarias. Las acciones específicas incluyen aumentar la financiación y la transformación de los sistemas de salud con base en un enfoque de atención primaria para acelerar la recuperación de la pandemia, recobrar y mantener los beneficios en la salud pública y avanzar hacia la salud universal.

– “Una salud” – enfoque integral para abordar las amenazas a la salud producto de la interacción humana-animal-ambiental: hace un llamado a fomentar la colaboración para prevenir y aumentar la preparación ante retos sanitarios que resulten de la interacción entre humanos, animales y el medio ambiente. Acciones específicas incluyen la promoción de la planeación estratégica, la preparación y respuesta a emergencias, la vigilancia y la notificación integrales de las enfermedades y la salud, además de pruebas y redes de laboratorio.

– Hoja de ruta para la transformación digital del sector de la salud en la Región de las Américas: hace un llamado al desarrollo del capital humano e infraestructura que habiliten el uso de tecnologías digitales en la salud pública de manera inclusiva, ética y segura. La resolución incluye acciones alineadas con las Metas de Desarrollo Sostenible de la ONU, como la conectividad universal para 2030 y una salud digital “inclusiva” con énfasis en las poblaciones más vulnerables.

Ir a la fuente
Author: Redaccion

Powered by WPeMatico