Más Madrid vence al PSOE y confirma su liderazgo en la izquierda contra Ayuso

La izquierda madrileña comienza una nueva etapa. Desde este 4 de mayo de elecciones en la autonomía, el liderazgo del espectro ha cambiado de manos. Los resultados de Más Madrid le han permitido superar a un PSOE que ha sufrido un varapalo en las urnas. Lo que se ha traducido en un empate entre ambas fuerzas en el que la primera se ha impuesto en votos a los socialistas. Con esta configuración, Mónica García será la nueva jefa de la oposición en una Asamblea madrileña controlada casi en su totalidad por el PP de Isabel Díaz Ayuso. Una victoria muy relevante para un partido con apenas dos años de existencia. Y que confirma que hay un electorado que prefiere una opción que solo está vinculada a Madrid. Incluso aunque sus propuestas sean muy similares a las del resto de formaciones de su ideología.La apuesta que hicieron Íñigo Errejón y Manuela Carmena ha vuelto a dar unos frutos aún mejores de los que pensaban. En 2019, la exalcaldesa ganó en las urnas pero fue desalojada del poder por la suma de PP, Ciudadanos y Vox. El exnúmero dos de Podemos consiguió quedarse hasta 20 diputados de su anterior partido, al que casi dejó fuera de la Asamblea de Madrid por su movimiento. Ahora, y en menos de dos años, aquella marca electoral es la que marcará el paso a la izquierda en una región que ha rechazado mayoritariamente los postulados de este signo. Por lo que su nueva posición de poder tiene un sabor agridulce, ya que tendrán enfrente a la más que reforzada presidenta autonómica.La encargada de defender los intereses de un partido que se autodefine como verde y feminista será Mónica García. La médica que destacó por ser activista antes de pasar a la vida institucional ha conseguido convencer a la mayoría de votantes de izquierda de que es la adecuada para confrontar con Ayuso. Esta labor ya la ha desarrollado en los últimos meses, después de que fuera aupada a líder del partido por su crecimiento político durante la pandemia de coronavirus. Lo que le llevó a convertirse en el azote de la jefa del Ejecutivo madrileño, a la que buscó desgastar en todo momento. Ahora, tendrá que volver a hacerlo pero desde una posición más elevada. Lugar al que ha llegado a costa de un PSOE que ha sufrido la primera gran derrota desde la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a Moncloa. El nacimiento de Más Madrid ha servido para volver a sumir a los socialistas en la crisis que disiparon en los comicios de 2019. Entonces, Ángel Gabilondo consiguió ganar las elecciones. Y aunque eso no fue suficiente para que gobernaran, permitió al partido coger vuelo tras encadenar una serie de derrotas que comenzaron tras el ‘tamayazo’ de 2003. Ahora, y con Gabilondo otra vez al frente, se han dejado hasta 13 escaños de los 37 que lograron hace dos años. Cuatro de ellos han podido ir a parar a la lista de Mónica García, que antes tenía 20 y desde ahora contará con 24 diputados. Un empate que resuelven los votos depositados en las urnas. El empuje y la campaña le han servido a García para sacarle 4.000 votos al que habría sido su socio si la izquierda hubiera logrado mejores resultados. Pero esta mayor confianza de los ciudadanos y el ascenso en escaños y votos no han provocado una explosión de alegría entre las filas de la formación. La derrota que han sufrido tanto ellos como el PSOE y Unidas Podemos ha sido mucho más dura de lo que podían esperar. Eran conscientes de que las posibilidades de conformar un tripartito de izquierdas eran remotas. Aun así, estaban esperanzados. Lo que no tenían en mente es que Ayuso fuera capaz de sumar más escaños que tres partidos juntos. Ni de que tan solo se quedara a cuatro diputados de conseguir una mayoría absoluta en solitario. Las celebraciones han quedado en un segundo plano debido al panorama general que tendrán en el Parlamento madrileño. Donde ya temen que el PP despliegue su fuerza con medidas totalmente contrarias a sus intereses que saldrán adelante gracias a Vox. La exposición mediática de la candidata de Más Madrid responde en parte a su éxito. García ha pasado de ser una desconocida a levantar pasiones. Entre sus compañeros hay quien llega a compararlo con lo que ocurrió con Carmena cuando lideró aquel Ahora Madrid que arrebató el Ayuntamiento al PP. También han equiparado su evolución a la de Yolanda Díaz, que desde esta noche es la líder de facto de Unidas Podemos tras la dimisión de Pablo Iglesias. Desde ahora, le tocará estar al frente de la oposición a una Ayuso que ha arrasado a sus rivales. Una labor que se antoja complicada. García tiene detrás a otros 23 diputados. Mientras que la presidenta cuenta con 64 y con el respaldo externo de Vox. La consigna de Más Madrid es intentar capitalizar la situación para volver a intentarlo dentro de dos años. Aunque saben que será muy difícil disputar unos comicios a una presidenta que tiene en el bolsillo a la gran mayoría del electorado.

Ir a la fuente
Author: todos@lainformacion.com (Jesús Travieso)

Powered by WPeMatico