Las urgencias del final

Tegucigalpa. – “Vísteme despacio que tengo prisa” dicen que aconsejó Napoleón al valet o sirviente que le vestía, mientras se aprestaba a marchar hacia el campo de batalla. La expresión, del origen que sea, revela una sana y aconsejable verdad: la prisa no siempre es buena consejera y, con frecuencia, conduce a equivocaciones y fracasos. La […]
Ir a la fuente
Author: Victor Meza

Powered by WPeMatico