La brigada médica cubana en Kuwait hace méritos con la vista puesta en el Nobel

14ymedio

Cada brigada médica que regresa es una oportunidad para la promoción de cara al Nobel de la Paz. Este martes le tocó al último contingente que quedaba en Kuwait, donde el Gobierno cubano envió a más de 300 sanitarios en el último año para reforzar al grupo que ya estaba allí y contribuir a paliar los estragos del covid-19.

«Hoy, al regresar a la patria con la satisfacción del deber cumplido, estamos convencidos que estarán dispuestos a cumplir las misiones necesarias en nuestro país y en cualquier otro lugar del mundo», dijo Jorge Delgado Bustillo, jefe de la Unidad Central de Cooperación Médica en nombre de Miguel Díaz-Canel a los 60 profesionales sanitarios que aterrizaron ayer en La Habana procedentes del emirato pérsico.

El grupo estaba formado por 29 médicos y 31 enfermeros que, según la nota oficial, «atendieron 101.290 pacientes, a razón de 280 pacientes diarios, salvaron 3.130 vidas, y realizaron 435.990 procederes de enfermería y 112 cirugías mayores, 12 cirugías de mínimo acceso y 69 cirugías menores».

[[QUOTE:El grupo estaba formado por 29 médicos y 31 enfermeros que, según la nota oficial, «atendieron 101.290 pacientes, a razón de 280 pacientes diarios, salvaron 3.130 vidas»]]En agosto del pasado año regresó a la Isla el primer conjunto de sanitarios que, según el Ministerio de Relaciones Exteriores, era de 152 cooperantes que atendieron a «758 pacientes contagiados con la pandemia, y salvar de la muerte a 189 de ellos». En enero vino el segundo grupo, en este caso de 125 profesionales que «atendieron a 33.753 pacientes con covid-19, realizaron 374.680 procederes de enfermería, trabajaron en los servicios de emergencia y en las terapias intensivas atendieron a 30 pacientes por día».

Se desconoce cómo se dio el salto de 758 pacientes en dos meses a más de 33.000 en seis, a pesar de haberse reducido en 150 el total de sanitarios presentes en Kuwait, aunque menos se entiende que en junio se haya triplicado la cifra con apenas 60 médicos, ni aunque la cifra fuera acumulada. Además, el número de casos de coronavirus en Kuwait ha sido de 320.257, por lo que si los cubanos hacen referencia en su contabilidad a solo enfermos de covid-19, se habrían ocupado de casi la mitad de contagiados del país. No obstante, cabe la posibilidad de que en el cómputo global, donde no se aclara si los pacientes eran de coronavirus, se haya integrado a otros hospitalizados por cualquier circunstancia.

Los tres regresos han sido celebrados con la épica habitual. «El blanco puro de las batas médicas distinguió el velo nocturno de las primeras horas de la fecha, cuando los 152 integrantes del contingente internacionalista Henry Reeve descendieron del avión al suelo patrio, para ser recibidos como héroes», dijo la nota de prensa sobre el contingente de agosto, que no se quedó ahí. «La asistencia de la solidaridad cubana, puso en reversa el paso de la muerte».

Al cupo de enero le correspondió una nota menos literaria, pero firmada por el propio presidente cubano y titulada La Henry Reeve también con su huella de amor en Kuwait.

[[QUOTE:»El blanco puro de las batas médicas distinguió el velo nocturno de las primeras horas de la fecha, cuando los 152 integrantes del contingente internacionalista Henry Reeve descendieron del avión»]]El pueblo cubano sigue sin conocer el precio de ese amor, aunque se ha especulado con cifras que rondan los 12 millones de dólares. En Kuwait, un médico local puede ganar en torno a los 7.000 dólares, que pueden doblarse en casos de gran especialización o con horas extras. El Gobierno cubano tiene médicos en varios países de Oriente Próximo, como Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahréin o Catar. En este último, varios sanitarios huyeron y relataron las condiciones laborales en que trabajaban en esta misión, semejantes a las habituales, incluyendo la retirada del pasaporte, la imposibilidad de comunicarse con ciudadanos del país de acogida, la obligación de dar soporte público al Gobierno y participar en sus actos y la apropiación por parte de las autoridades de entre el 70% y el 90% de su masa salarial correspondiente.

Cuba está aprovechando sus médicos para rentabilizar su imagen durante la pandemia. Además de ser uno de los pocos activos económicos que conserva tras el desplome de la actividad turística, los obstáculos a las remesas y el colapso de su aliada, Venezuela, la obtención del Nobel de la Paz, que busca desde hace meses, le reportaría -además del importe del galardón, poco más de un millón de dólares (10 millones de coronas suecas)- un prestigio que ansía.

Desde abril de 2020, al estallar la crisis sanitaria, la campaña para aupar a la brigada Henry Reeve al premio noruego ha sido insistente en su búsqueda de apoyos por el mundo. Este mismo martes, durante un debate en el Parlamento Europeo sobre los derechos humanos en Cuba, dos eurodiputados reseñaron la labor de los médicos de la Isla y su gran contribución contra el covid-19 a nivel mundial.

A esa campaña internacional le acompaña la interna. Los galenos son recibidos con toda la pompa en cada uno de los regresos y el de Kuwait es solo el más reciente ejemplo. Hace apenas tres semanas, el doctor Julio Guerra Izquierdo, responsable de la brigada destinada en México, aseguraba en su intervención que la baja mortalidad en el país norteamericano se debía en parte a los sanitarios cubanos. «Con el trabajo arduo de nuestros colaboradores, se pudo reducir al finalizar, a los cuatro meses, a 9,7% la letalidad», defendió.

[[QUOTE:Hace apenas tres semanas, el doctor Julio Guerra Izquierdo, responsable de la brigada destinada en México, aseguraba en su intervención que la baja mortalidad en el país norteamericano se debía en parte a los sanitarios cubanos]]Un caso paradigmático de esta amplificación de la labor de los cubanos es el de Andorra, donde la prensa nacional no escatimó en burlas a la propaganda oficialista. «Si se lee el balance que hacen los medios del régimen castrista de la delegación (…) gracias a Cuba y a los sanitarios cubanos la pandemia, el coronavirus, no se ha tragado Andorra y a los andorranos. Ha sido un milagro (…) Las cifras son tales que es evidente que la brigada ha salvado el Principado del covid como en su día Carlomagno [emperador medieval determinante en la independencia andorrana y la configuración europea] salvó estas latitudes de otros menesteres», decía un artículo del diario Altaveu.

En el principado europeo también se puso en cuestión el dato de curados, lo que permite poner en cuarentena cualquier cifra oficial de las que se facilitan. «Supuestamente han atendido a 821 enfermos críticos en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Nostra Senyora de Meritxell. Es evidente y está claro que la UCI del hospital no ha atendido a este número de pacientes ni harto de vino. El colapso habría sido brutal. Pero en Cuba, está claro, serán héroes. Han sido decisivos para recuperar a más de 700 pacientes, que son todas las personas recuperadas hasta ahora oficialmente y de las cuales los sanitarios cubanos apenas han visto al 20%», sumaron.

El Nobel de la Paz será anunciado en octubre, por lo que cabe esperar un largo verano de fastuosos regresos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico