“Kanqui”, el payaso de la tele cuya condena deja un sabor agridulce

Por muchos años el “payaso Kanqui” era considerado un referente para la República Dominicana en materia de programas infantiles. Era premiado con los galardones más importantes y aplaudido en sus espectáculos que llenaban escenarios de niños acompañados de sus padres. Sus canciones amenizaban los cumpleaños de los consentidos de las casas.

Sin embargo, y basándonos en una investigación realizada por la periodista Addys Burgos para el canal CDN, detrás de ese rostro complacientes y las alegres canciones que interpretaba en su programa de televisión se escondía un monstruo. La periodista reveló una serie de acusaciones que incluían desde pederastia, acoso a niños y niñas hasta abusos sexuales y amenazas a las supuestas víctimas.

Tras un proceso complejo, este martes 8 de junio del 2021, los jueces que componen el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Judicial de Santiago condenaron a 12 años de prisión a Kelvin Francisco Núñez Morel (payaso Kanqui), encontrado culpable de abusar sexualmente de un menor de edad, aunque eran tres los querellantes.

El tribunal también impuso una multa de RD$200 mil y el pago de una indemnización de dos millones de pesos a las víctimas.

El Ministerio Público y los abogados de los querellantes pedían al tribunal 20 años contra Núñez Morel por las imputaciones de violación, abuso y agresión sexual contra los jóvenes cuando eran menores de edad. Esta decisión dejó un sabor agridulce entre las alegadas víctimas del payaso de la tele, pues no consideran que se haya hecho justicia con el resto de los demandantes.

Sin embargo, Félix Portes, representante de una de las querellantes, calificó la sentencia como ejemplar a pesar de que el tribunal no acogió los 20 años de prisión que solicitó junto al Ministerio Público en contra del payaso Kanqui.

“Esa sentencia le hace justicia a las personas que se querellaron, así como a aquellas que también fueron abusadas y no lo dieron a conocer porque temían dañar su entorno familiar y laboral”, señaló.

Según portes, sus clientes le aseguran que fueron decenas los jóvenes abusados por Kelvin Francisco Núñez Morel. Los jóvenes querellantes eran parte del elenco del programa de televisión que condujo Kanqui durante años en una planta televisora de Santiago.

El caso:

El payaso Kanqui fue apresado luego de que las víctimas hicieron la denuncia en un reportaje televisivo, donde dieron a conocer los supuestos abusos sexuales. Meses después una jueza del Cuarto Juzgado de la Instrucción, fungiendo como Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente de Santiago, dictó tres meses de prisión preventiva contra Kelvin Francisco Núñez Morel.

Luego, el Primer Tribunal Colegiado cambió esa medida a garantía económica de cinco millones de pesos, impedimento de salida del país y presentación periódica la medida de coerción impuesta a Núñez Morel.

Sin embargo, Kanqui permaneció en el Centro de Corrección y Rehabilitación Rafey Hombres, debido a que no tenía recursos para pagar esa fianza.

Las graves acusaciones

De acuerdo a la investigación, el ofrecimiento a menores para entrar a los programas, amenazas de despidos si no accedían a peticiones indecorosas, hasta participar en orgías, fueron de la situaciones, que se asegura se vieron expuestos cuatro de las presuntas víctimas Kelvin Francisco Núñez Morel (payaso Kanqui).

En el expediente sometido por la Fiscalía de este distrito judicial para solicitar medida de coerción contra el productor de Kanquimanía y del grupo La Pandilla, los testimonios de los presuntos afectados dicen que fueron seducidos y abusados.

En los actos lascivos, según consta en el expediente, muchas veces participó un sobrino político de Núñez Morel, y señaló que al parecer la conducta del payaso motivó el alejamiento de su esposa.

Algunos apenas tenían 13 años y otros 15, aunque hoy día son adultos con edades entre 22 y 27. Ningunas de las víctimas, por temor o vergüenza, se atrevieron a mencionar nada a sus familias.

En una ocasión, uno de los afectados contó que se vio obligado a participar de una orgía que involucró al sobrino político de Núñez Morel.

“Kanqui tiene lo que podemos llamar una doble careta, la del comunicador exitoso de la televisión y la del payaso. Los infantes creen, ellos no dudan, y por eso se abusa de su inocencia. De ahí que profesores, sacerdotes, payasos y gente del espectáculo generalmente son los abusadores de esta inocencia”, explicó César Mella, siquiatra, quien, cuando se dio a conocer el caso lo analizó para Diario Libre este tipo de acciones.

Continuó: “Yo creo que, aunque Kanqui sea susceptible como lo fue el padre Józef Wesołowski de un tratamiento profundo de sicología y siquiatría, eso no lo exime, no le quita responsabilidad frente a niños que quedarán marcados para el resto de su vida y que necesitan por supuesto de una profunda ayuda profesional”.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico