Giro en el caso de la muerte de Manuela Chavero: el juez instructor no cree que fuera un asesinato

Giro importante en la investigación sobre la muerte de Manuela Chavero, desaparecida en julio de 2016, en la localidad extremeña de Monesterio. El juez de instrucción del caso apunta ahora que no hay indicios suficientes para juzgar al único detenido, Eugenio Delgado, por asesinato y sí por homicidio por omisión. Considera que las pruebas que ha recopilado hasta ahora la Guardia Civil son escasas y no se aportan ni grabaciones ni testigos. Es decir, cree que el fallecimiento de Chavero fue accidental.

Precisamente esa es la tesis que ha defendido siempre la defensa de Delgado. Él mismo dice que la mujer se golpeó la cabeza al resbalarse y que, al estimar que esta ya había fallecido, decidió enterrar el cuerpo por miedo. La UCO, en cambio, discrepa y considera que se trató de un crimen sexual, y que Delgado la mató porque ella se resistía. La familia de Chavero, además, habla de «alevosía» por parte del detenido.

El juez no lo ve así e insiste en que las pruebas presentadas no son ni suficientes ni concluyentes para determinar que hubo asesinato. Esta postura llega después de meses de investigaciones y de registros en la casa del detenido, que fue arrestado en noviembre de 2020, después de cinco años de pesquisas y dudas sobre lo sucedido.

Delgado siempre ha sostenido la versión de que Chavero murió debido a un golpe cuando transportaba una cuna que fue a buscar a su domicilio. Pero al preguntarle por lo que había hecho la noche en la que desapareció Manuela aseguró que había dormido en la casa que tiene en el centro del pueblo y no en la que se encuentra junto a la de la víctima.

La factura de la luz de la casa del centro del pueblo, no obstante, terminó por evidenciar que mentía, como comprobaron los investigadores de la Guardia Civil. El consumo eléctrico de Eugenio en esa vivienda en días anteriores había sido nulo (es decir, los plomos habían estado bajados) hasta las 2.00 horas de la madrugada, justo la hora en la que desapareció Manuela, según se ha calculado por el posicionamiento de su teléfono móvil.

De esta forma, los investigadores concluyen que Delgado habría acudido con el cuerpo ya inerte de Manuela a su casa del centro del pueblo para posteriormente esconder su cuerpo en una madriguera de zorros en una finca de su propiedad.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20minutos)

Powered by WPeMatico