‘Georgia on my mind’

En las pasadas elecciones de Estados Unidos, los republicanos de Donald Trump perdieron el Estado de Georgia por 11.779 votos. Una cantidad muy ajustada, si tenemos en cuenta los cinco millones de electores de ese Estado, que inclinó la balanza en favor de los demócratas. La reacción posterior del presidente Trump, tratando de negar los resultados, resultó infructuosa, pero tiñe aún la estrategia del Partido Republicano de un tufo negacionista. En unas elecciones que marcaron un récord absoluto de participación, el resultado se explica por la intensa movilización de ciudadanos que a menudo se quedan sin votar. Por ello, los republicanos han activado 361 proyectos de lo que se llama leyes reactivas o que desincentivan el voto de las minorías y las personas con menor poder adquisitivo. En Georgia, precisamente, se ha reducido el tiempo para que los votantes soliciten su voto anticipado y se endurecen los requisitos para formalizar el registro. No hay que olvidar que un 25% de los electores de ese Estado participaron por correo en las pasadas elecciones y de entre ellos el 75% se inclinó por el Partido Demócrata. El big data se ha puesto a trabajar para favorecer la abstención y la indiferencia.

Seguir leyendo

Ir a la fuente
Author: David Trueba

Powered by WPeMatico