Entre curiosos e ‘inquietos muchachos’ llega a La Habana un velero noruego

Juan Diego Rodríguez

Con las velas recogidas y su tripulación cantando, atracó este miércoles el velero noruego Statsraad Lehmkuhl en La Habana. «¿Traen cerdo?», se escuchó a uno de los habaneros que miraba desde el Malecón el arribo de la embarcación. «Puerco y perritos es lo que hace falta», insistió.

El barco de tres mástiles y construido en 1914 llegó a la Isla como parte de la iniciativa One Ocean y permanecerá anclado cinco días en la Terminal de Cruceros Sierra Maestra. Representantes de Organismos de la Administración Central del Estado y diplomáticos de Noruega harán oficial en la embarcación el proyecto denominado NORAD para la producción de alevines marinos.

«El Malecón está lleno de inquietos muchachos», musitó un joven en alusión a agentes de la policía política vestidos de civil. «Todo mundo te clava los ojos cuando te ve con el celular en la mano», agregó. «Lo mismo de siempre: aquí, hay más Seguridad del Estado que otra cosa, mirándolo a uno como cara de asesino en serie».

En efecto, el evento, a pesar de su vistosidad, no congregó a muchos cubanos de a pie.

Este velero llegó nueve días después de que Cuba reabriera sus fronteras. Su tripulación intervendrá este viernes en un seminario sobre sostenibilidad y medio ambiente de los océanos que se celebrará en el Hotel Nacional de Cuba.

En la Isla todavía se esperan los grandes cruceros esta temporada, otra de las esperanzas del Gobierno para reactivar el sector turístico sumido en una profunda crisis. En el primer semestre de 2021 se recibieron solo 141.316 visitantes, siete veces menos que en el mismo período del año anterior, que ya fue muy malo (986.673).

Apenas el pasado 18 de octubre, la agencia Prensa Latina publicó que el velero Fidelis, con bandera británica e inscrito en Gran Caimán, fue la primera embarcación en llegar a La Habana. La embarcación de «recreo», con ocho tripulantes a bordo, procedía del balneario de Varadero.

Antes de la pandemia de covid-19, el buque-escuela de la Armada española Juan Sebastián de Elcano reeditó su primer viaje a La Habana para conmemorar el quinto centenario de la ciudad. Noventa años después de su primera visita, la embarcación fue saludada con 21 salvas desde la antigua fortaleza San Carlos de la Cabaña.

Desde la entrada a la bahía iniciaron los cantos de la tripulación del velero noruego, lanzaron saludos a los escasos curiosos que los observaban: «buenos días» y entre risas por las respuestas de los habaneros se escuchó: «how are you?». El ánimo quedó en la embarcación, a la espera de una orden para descender.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico