En la provincia más ganadera de Cuba no se superan los ocho litros de leche por productor

14ymedio

La prensa oficial celebra que la cooperativa Evelio Rodríguez Curbelo, del municipio de Jimaguayú, Camagüey, alcanzara una producción anual del millón de litros de leche de vaca. «Llegó por décimo año consecutivo» a esta meta, se lee en un artículo este miércoles.

La hazaña resulta un espejismo. La cooperativa integrada por 347 socios reporta una producción de 2.739 litros diarios y aseguran que de cada vaca obtienen 3,7 litros. En promedio, cada campesino entrega 7,89 a la Industria de Productos Lácteos Camagüey.

Poco ha de tener que celebrar el oficialismo cuando destacan que en Camagüey una vaca dé casi siete veces menos leche que en España, incluso teniendo en cuenta que cayó en este país la producción 1,3%, según el primer informe del Fondo Español de Garantía Agraria. Tan solo la media en Galicia se sitúa en torno a los 25 litros diarios, aunque en algunas partes pueden llegar a sobrepasar los 50 litros.[[QUOTE:La hazaña resulta un espejismo. La cooperativa integrada por 347 socios reporta una producción de 2.739 litros diarios y aseguran que de cada vaca obtienen 3,7 litros]]

Para Isel Galindo Cruz, presidente de la cooperativa Evelio Rodríguez Curbelo, la producción es todo un logro, fruto del «resultado de la voluntad de los campesinos y de sus ganas», pues «en los últimos dos años no se han recibido insumos de ningún tipo para desarrollar la ganadería».

El cooperativista confirmó «la infestación de los potreros, el deterioro de los caminos, las afectaciones eléctricas y el cambio climático son algunos de los obstáculos a los que nos hemos enfrentado» y concluyó: «Aun así, llegamos» a la meta de producción de leche.

Galindo Cruz atribuyó la baja producción de leche a la escasez de precipitaciones y adelantó que para este año serán 1.247.000 litros de leche, producto de 174 fincas ganaderas que cuentan con 2.400 vacas.

Es evidente la crisis en producción de leche por la que atraviesa la Isla. En mayo de 2020, Granma dio a conocer que contaba con «158.000 tenentes de vacas». En ese año se habló del inicio de un proyecto de desarrollo ganadero en Camagüey para «beneficiar a 105 cooperativas». El anuncio se hizo un mes después de que denunciaron que «los vaqueros acumulaban un retraso en las entregas a la industria de cerca de cinco millones de litros», y que aumentó el déficit en la producción de leche.

Debido a la falta de leche, el Gobierno cubano anunció «restricciones en la producción de helado, yogur y otros surtidos que dependen» de este producto alimenticio. Por lo que se ha tenido que recurrir a las producciones de yogur de soya y sus derivados.

Hoy la noticia es la producción de la leche en Camagüey, en junio pasado lo fue el sacrificio de seis vacas como parte del paquete de 63 medidas que anunció el Gobierno en abril con el fin de estimular la producción de alimentos. En ese momento se tenía que apenas el 6% de los ganaderos de Camagüey cumplen los requisitos para comerciar «libremente» la carne de res y leche.

La provincia de Camagüey, por su extensión y suelos, ha liderado el sector a lo largo de la historia; sin embargo, el año pasado la desnutrición fue un factor en contra para el ganado. En el primer semestre, la provincia registró la muerte de 17.000 vacas por desnutrición y una disminución del 30% de la producción de leche. A esto se le unió la baja natalidad, que provocó que hubiera 5.982 cabezas de ganado menos que el año anterior.[[QUOTE:En un país donde la industria y el comercio de derivados lácteos ha sido fuertemente monopolizado por el Estado, han proliferado los caminos para hacer llegar queso, yogur y leche a través de redes clandestinas]]

Pero los bajos indicadores quizás apunten a otro fenómeno: el creciente desvío de leche y sus producciones hacia el mercado informal. En un país donde la industria y el comercio de derivados lácteos ha sido fuertemente monopolizado por el Estado, han proliferado los caminos para hacer llegar queso, yogur y leche a través de redes clandestinas.

Para evitar ese evidente tráfico, en las carreteras de la Isla se mantienen permanentemente puntos de control, con uniformados y perros especializados en detectar el comercio ilegal de productos lácteos. No obstante, el próspero negocio de venta de pizzas, bocaditos y otras recetas rápidas florece a la sombra de este negocio informal.

Para evitar declarar toda la leche que producen, los ganaderos apelan a muchos trucos. Desde apuntar a la sequía, la falta de pienso y de fármacos para atender sus animales, hasta declarar como macho a muchos de los terneros que nacen para evitar el posterior control sobre las hembras, sus ubres y sus crías.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico