El fanático criollo sólo sigue a su equipo

«Se buena persona, pero no pierdas el tiempo en demostrarlo …Anónimo»

El panorama comienza a despejarse en el horizonte del Todos Contra Todos, ya que por segunda ocasión en las últimas tres estaciones los Tigres de Licey eliminan de la carrera a las Águilas Cibaeñas y esto debe preocupar a los organizadores de la Serie del Caribe en lo que respeta al capítulo de la asistencia para la Serie del Caribe.

No nos gusta andar por las ramas, pero debemos estar claros que el fanático dominicano es seguidor a fe ciega de su equipo, no de la disciplina.

El fanático dominicano se adhiere incondicionalmente a su equipo. Lo malo es que con frecuencia se destapan las bajas pasiones, y el amor por lo propio puede ir acompañado de odio por los equipos contrarios hasta el punto de alegrarse si un jugador del bando opuesto se lesiona. Eso va en contra de la más elemental nobleza humana y cristiana. También demuestran mal corazón los fanáticos ganadores que se burlan y se ensañan contra el equipo perdedor.

Y si le agregamos un poquito de “Cúrcuma” como es la decisión de Salud Pública por causa de la pandemia en sus diferentes variantes, que sólo permite el 50% del aforo del Estadio Quisqueya-Juan Marichal, veremos el parque más solitario que una playa después de un huracán.

Los Leones del Escogido fue el primer equipo en obtener tres títulos de campeón en forma seguida: 1955-56, 1956-57 y 1957-58

En 1972, República Dominicana fue sede por primera vez de la XV Serie del Caribe y tercera de la segunda etapa y siendo las Águilas Cibaeñas los campeones nacionales, piloteadas por Osvaldo Virgil, la asistencia resultó un fracaso total.

Las Águilas Cibaeñas no pudieron retener este año la corona de campeón, el último conjunto en lograr la coronarse en dos temporadas seguidas fueron los Leones del Escogido en el 2011-12 y 2012-13, en ambas ocasiones derrotando a las Águilas Cibaeñas bajo la dirección de Félix Fermín.

Los Leones del Escogido fue el primer equipo en obtener tres títulos de campeón en forma seguida: 1955-56, 1956-57 y 1957-58.

El béisbol vive una nueva era y con las redes sociales ha dogmatizado más su fanatismo, lo que se demuestra hasta desde las cabinas de transmisiones “tirando puyas” y en este torneo “Kalil Haché” le dará a la Lidom un campeón diferente por novena temporada consecutiva.

No conocemos el empresario que adquirió los derechos de la Serie del Caribe, pero como señala el fraterno colega Juan Vené: “Pero a la Serie del Caribe ya no voy, porque los periódicos y páginas web para los cuales escribo la consideran un espectáculo cadavérico, sin importancia”.

Un día como hoy

  • En 1958, las Águilas del Cibao derrotaron a las Estrellas Orientales 3-1. En la segunda entrada, el toletero mamey Dick Stuart, bautizado por Rafael Rubí como «El Peje Cajón» disparó su jonrón 14 (13 en el parque capitalino) contra el lanzador Carlton Willey, para borrar el récord de 13 que estaba en poder del cubano Pedro Formental, conocido como «Perico 300» que los facturó en 1951.

  • En 1970, Curt Flood, jardinero Guante de Oro, presenta una demanda impugnando la cláusula de reserva, que vincula a los jugadores de las Grandes Ligas a los equipos de forma perpetua. Flood había sido canjeado por los Cardenales de San Luis a los Filis de Filadelfia el 7 de octubre de 1969, pero se ha negado a informar a los Filis. Flood sostiene que la cláusula de reserva viola las leyes antimonopolio. Perderá la demanda, pero el juez sugerirá cambios en el sistema de reserva, abriendo la puerta al arbitraje salarial y la agencia libre.

  • En 1977, Winston Llenas en el estadio Tetelo Vargas realiza la proeza de ser el único pelotero que ha disparados tres jonrones en dos ocasiones en la pelota dominicana. Llenas desapareció la esférica contra Jim Otten en el segundo capítulo, a Silvano Quezada en el séptimo y en el noveno contra Luis Julián.

  • En el 2010, el manager de los Tigres del Licey, José Offerman, tiró un puñetazo al árbitro de primera base Daniel Rayburn tras su expulsión por discutir bolas y strikes en el enfrentamiento entre Tigres del Licey y Gigantes del Cibao.Con los Gigantes ganando el partido 6-0 en la tercera entrada en el último partido de la serie semifinal del béisbol invernal dominicano, el árbitro del plato Jason Bradley sacó del juego al receptor Ronny Paulino por quejarse del conteo de lanzamientos. Offerman ingresó al terreno para cuestionar a Bradley. Tras una acalorada discusión, le asestó a Rayburn un golpe en la cara que lo derribó al piso.

 

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico