El exgerente de Podemos desmiente a Calvente y defiende la legalidad de los pluses que cobraban varios trabajadores

Pablo Manuel Fernández Alarcón, gerente de Podemos entre diciembre de 2016 y abril de 2017, defendió ante el juez Juan José Escalonilla la aprobación de complementos salariales en Podemos al no haber ninguna norma que lo impidiese. Esos complementos estaban declarados en las nóminas y se aplicaban a trabajadores que tenían, por ejemplo, un plus de responsabilidad. En estos términos se expresó el pasado 21 de mayo en el Juzgado de Instrucción número 42, en el marco de la causa donde se dirime –entre otras cuestiones– la legalidad de esos complementos. Esta línea de investigación fue archivada, pero el juez estimó un recurso de Vox y decidió reabrirla.

«No conozco ninguna norma que me impidiera poner los complementos salariales que quisiera poner«, explicó Fernández en su declaración, a la que ha tenido acceso 20Minutos. Además, argumentó que hicieron la Gerencia se regía por normas ajenas al «ámbito político». Sobre su sucesora, Rocío Val, que sí está imputada en la causa por administración desleal -como también lo está Daniel de Frutos, tesorero del partido- señaló que ella también podría haber aprobado esta clase de complementos, aunque señaló no tener constancia de que, efectivamente, lo hubiera hecho.

Fernández declaró como testigo durante más de una hora, tiempo que dedicó también a desmentir las acusaciones de José Manuel Calvente, que denunció a Podemos por varias causas -la mayoría, ya archivadas– basándose en supuestas confidencias que le hizo el exgerente. En la vista, a la que ha tenido acceso 20Minutos, niega haberle revelado irregularidad alguna. Sobre todo, porque de haberlas sabido, aseguró, las hubiera denunciado él. «No le quepa la menor duda», señaló ante el magistrado.

En la denuncia que presentó Calvente, el exabogado de la formación decía que el antiguo gerente le dijo que el contrato investigado que se firmó con la consultora Neurona fue «simulado». «No obedecía a necesidades de contratación, sino que servía para microcréditos de Podemos, para pagos en otros países…», señaló en el texto.

Sin embargo, el exgerente aseguró ante el juez que «de ninguna manera» le dijo eso y que, además, en la época a la que se refería Calvente, él no era gerente, no trabajaba en Podemos y no estaba en España. «No he firmado ningún contrato con Neurona», subrayó Fernández. Para probar que los trabajos no fueron simulados, Podemos los aportó, al igual que ofreció las declaraciones de sus trabajadores.

Calvente también aseguró que el exgerente le habría dicho que alguien estaba «metiendo la mano en la caja de Podemos», en referencia a una donación de la Caja de Solidaridad, donde van los excedentes de los sueldos de los cargos electos de la formación, a la Asociación 404.

Esa teoría la mantuvo también la exsenadora de Podemos Celia Cánovas, que declaró la semana pasada, aunque no aportó ninguna prueba e incluso llegó a admitir que se equivocó en una de sus denuncias.

«No teníamos ese tipo de relación de hacer este tipo de comentarios. No he hecho este tipo de comentarios nunca en mi vida a nadie. Cuando estás en ambientes profesionales hay que trabajar profesionalmente», dijo, en cambio, Fernández.

El exgerente fue señalado de igual forma por Calvente como la persona que le alertó de las supuestas irregularidades en la contratación de una consultora portuguesa, ABD Europa. No obstante, Fernández negó ante el juez que conociese la empresa. El juez Juan José Escalonilla inició una línea de investigación en este sentido, aunque terminó archivándola en septiembre al no encontrar ningún indicio de delito

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (Javier López Macías)

Powered by WPeMatico