El Congreso estudia la legalización del cannabis con fines medicinales y analizará la experiencia de otros países

La legalización del cannabis para uso medicinal podría estar un poco más cerca. El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves, a propuesta del PNV, la creación de una subcomisión que estudie la experiencia del uso del cannabis en otros países donde ya se utiliza de forma terapéutica para elaborar un informe en el que se pueda apoyar el Gobierno para su futura toma en consideración.

Según el CIS, la mitad de los españoles (49,7%) está a favor de legalizar la venta de marihuana y hasta el 90,1% defiende su uso médico. Con estas cifras sobre la mesa, partidos como el PSOE o Unidas Podemos han apoyado esta subcomisión, en la que se evaluará «qué están haciendo otros países en el ámbito estrictamente medicinal, no se abre un debate para uso lúdico», especifica Daniel Viondi, diputado socialista que ejercerá de portavoz en esta subcomisión.

La idea, explica Viondi, es contar con expertos científicos y sanitarios, así como con autoridades internacionales porque «no todos los países actúan igual ni tienen el mismo concepto».

En diciembre de 2020, la ONU, partiendo de una revisión de la OMS sobre los beneficios médicos y terapéuticos que los derivados de esta planta tienen para el bienestar, retiró el cannabis de la lista en la que figuraba junto a otras sustancias como la heroína, aunque mantiene la ilegalidad para su uso no médico o no medicinal.

Unidas Podemos celebra lo que considera un avance, aunque creen que se queda corto al limitar su uso a nivel terapéutico. «Es un objetivo poco ambicioso», señala la diputada Lucía Muñoz, que lamenta que no se vayan a analizar otras cuestiones relacionadas con el uso del cannabis: «Pienso, por ejemplo, en quién se va a beneficiar, si las grandes empresas o los pequeños cultivadores».

Además, defiende que los propios jóvenes creen que el acceso a esta sustancia es muy fácil y su prohibición no va a frenar su consumo, por lo que éste debería regularse. «Mucha gente también se pregunta por qué se puede salir de cañas y no consumir cannabis», reitera, a la vez que pone de manifiesto la brecha de género que implica su prohibición: «Entre la población reclusa, muchos están por delitos de menudeo y las mujeres son las mas perjudicadas porque son las que más se exponen», dice.

Todos los grupos de la Cámara han votado a favor de esta Subcomisión salvo el PP, Vox y parte del Grupo Mixto. Fuentes populares alegan que, al igual que sucede con cualquier otro medicamento, hay que «conocer las evidencias científicas y los avales correspondientes de calidad, seguridad y eficacia» y defienden que «para que un medicamento sea autorizado tiene que pasar por varias etapas de investigación que tienen como objetivo demostrar la calidad, eficacia y seguridad del medicamento».

El PP cree que antes debe haber estudios del Instituto Carlos III que aún no se han realizado y que el Congreso tendría que contar antes con «un libro blanco sobre todo lo relacionado con el cannabis medicinal». Si bien afirman que no se niegan a escuchar a nadie, consideran que «es preciso contar antes con el ámbito científico que con el legislativo» y añaden que, en plena crisis sanitaria, no es el mejor momento para estudiar esta cuestión.

Tras su aprobación este jueves, los partidos tendrán que acordar los detalles de la subcomisión sobre los comparecientes, que esperan tener antes del verano para comenzar con los trabajos a la vuelta de las vacaciones.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (Lorena Gamarra)

Powered by WPeMatico