De las niñas de Alcàsser al ‘pescadito’ Gabriel: la lista negra de los crímenes de menores más mediáticos de España

El hallazgo este jueves del cuerpo sin vida de Olivia, de 6 años, una de las dos niñas que estaban desaparecidas en Tenerife, confirma las peores sospechas sobre el desenlace fatal del caso. La menor desapareció el pasado 27 de abril junto con su hermana, Anna, de un año, y su padre, Tomás Gimeno, principal sospechoso del asesinato.

Así, el caso se añade a la ya larga lista de asesinatos de menores y jóvenes que han sacudido a la opinión pública en España Los siguientes son algunos de los casos más mediáticos que se han producido hasta el momento.

El secuestro y asesinato de Miriam, Toñi y Desirée, tres adolescentes de entre 14 y 15 años, marcó un antes y un después en la sociedad española y en la forma en que los medios españoles tratan los sucesos. Las llamadas tres niñas de Alcàsser (Valencia) fueron violadas y torturadas hasta la muerte por el prófugo Antonio Anglés y su compinche Miguel Ricart.

Las víctimas fueron vistas por última vez el 13 de noviembre de 1992, cuando se dirigían a pie desde Alcàsser, donde residían, a la discoteca Coolor de la localidad vecina Picassent, a donde nunca llegaron.

Su desaparición dio paso a una intensa búsqueda que concluyó el 27 de enero de 1993 cuando dos apicultores hallaron sus cadáveres en un paraje de difícil acceso conocido como La Romana, cerca de la presa de Tous.

Fueron detenidos Miguel Ricart, que admitió su participación en los crímenes y fue ciondenado a 170 años de cárcel, y Enrique Anglés, que fue finalmente puesto en libertad. El principal sospechoso y supuesto autor material de las muertes, Antonio Anglés, sigue hasta la fecha en paradero desconocido y es uno de los fugados más buscados de España.

La niña Mari Luz Cortés, de cinco años, desapareció el 13 de enero de 2008. Iba a comprar chucherías a un quiosco cerca de su casa en Huelva cuando Santiago del Valle, un vecino de la zona, tiró un osito de peluche desde el balcón y le pidió que lo subiera. Cuando la pequeña entró en el portal, Del Valle quiso abusar sexualmente de ella.

Mari Luz se resistió y Del Valle la golpeó en la cabeza. Después trasladó a la menor, inconsciente pero aún viva, dentro de un carrito de la compra a la ría onubense, donde la sumergió el las marismas. Mari Luz murió ahogada.

Su cuerpo fue encontrado el 7 de marzo en el muelle petrolero del puerto exterior de Huelva. Hasta entonces la búsqueda estuvi salpicada de polémicas, e incluso la madre de la niña acusó al padre, Juan José Cortés, de asesinato.

Santiago del Valle fue detenido en Cuenca el 25 de marzo, juzgado y condenado a 22 años de cárcel y otros nueve para su hermana Rosa del Valle como cómplice.

Marta del Castillo, de 17 años, desapareció el 24 de enero de 2009. Había salido de su casa en Sevilla para verse con unos amigos y ya no regresó. Miguel Carcaño, autor confeso del asesinato, está condenado a 21 años de cárcel por los hechos pero ha llegado a cambiar ocho veces su versión de los hechos.

Otros detenidos durante las investigaciones, como Samuel Benitez, Javier García Martín El Cuco y Francisco Javier Delgado, finalmente fueron puestos en libertad.

En su último cambio, afirma que su hermano Francisco Javier Delgado fue el culpable del asesinato, al matar a Marta con una pistola durante una discusión. Sin embargo, el juez no ha encontrado bases suficientes para abrir de nuevo la investigación.

El cuerpo de la víctima sigue sin aparecer, y sus padres continúan demandando la ampliación de las investigaciones y las alores del búsqueda del cadáver.

Los niños Ruth y José de seis y dos años, murieron el 8 de octubre de 2011 asesinados por su padre, José Bretón, en Huelva, como una venganza en contra de su madre, que le había comunicado sus intenciones de divorciarsd.

Bretón llevó en esa fecha a los menores a una finca de su hermana, Las Quemadillas, donde les suministró medicamentos (Motivan y Orfidal) para dejarlos inconscientes.

Después preparó una gran hoguera donde calcinó sus cuerpos (no se sabe si en este punto los niños ya había muerto intoxicados por los medicamentos). Después llamó a la Policía asegurando que en un despiste los había perdido en un parque.

La investigación finalmente encontró los restos óseos y Bretón fue enviado a prisión el 22 de octubre. Fue condenado en julio de 2013 a 40 años de cárcel, castigo que fue rebajado posteriormente a 25 años después de un recurso de la defensa sobre la liquidación de la condena.

La desaparición de la niña Asunta Basterra Porto, de 12 años de edad, fue denunciada por sus padres el 21 de septiembre de 2013 en Galicia. Se trataba de una menor cuyo nombre original era Fang Yong, de la ciudad china de Yongzhou (Hunan), y que había sido adoptada con solo un año de edad por el matrimonio formado por la abogada Rosario Porto Ortega, y el periodista Alfonso Basterra Camporro,

Al día siguiente de la denuncia, fue encontrado el cadáver de Asunta en una pista forestal de la parroquia de San Simón de Ons de Cacheiras, en el municipio de Teo (A Coruña). Dos días después, los progenitores fueron detenidos y posteriormente condenados por el asesinato.

En noviembre de 2020, Rosario Porto fue encontrada muerta, ahorcada en su celda de la prisión de Ávila.

Diana Quer, de 18 años, era una joven madrileña originaria de Pozuelo de Alarcón que pasaba el verano con su madre en la localidad gallega de Pobla do Carmiñal. La noche del 21 de agosto salió de su casa para asistir a una fiesta cercana y no regresó.

Sus padres denunciaron su desaparición y se activó el dispositivo de búsqueda, que se prolongó por 16 meses. Tras una intensa investigación, con varios interrogatorios a sospechosos con antecedentes por delitos sexuales, la Guardia Civil detuvo el 29 de diciembre de 2017 a José Enrique Abuín El Chicle,

La investigación demostró que El Chicle había secuestrado a Diana y la mató mientras trataba de abusar sexualmente de ella. la noche de su desaparición. Escondió el cuerpo en el pozo de agua de una nave abandonada. Fue condenado a prisión permanente revisable.

El rastro del niño Gabriel Cruz se perdió el 27 de febrero de 2018 cuando salió hacia las 15.30 horas de la casa de su abuela paterna en la pedanía de Las Hortichuelas, en Almería. A la denuncia de desaparición siguieron dos semanas de angustiosa búsqueda en la que la foto del menor, apodado por su familia pescadito, se hizo viral.

Finalmente, la Guardia Civil encontró el cuerpo de Gabriel el 11 de marzo de ese año. Después se supo que ya desde el principio los agentes sospechaban de la pareja del padre, Ana Julia Quezada, y ha habían sometido a una intensa vigilancia.

Así fue como detectaron el día en que la mujer desenterró el cuerpo y lo metió en el maletero de su coche para trasladarlo a otro lugar, momento en el que la detuvieron. Quezada fue condenada a la prisión permanente revisable.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20minutos)

Powered by WPeMatico