¿Cuál es el valor normal de saturación de oxígeno en sangre en niños?

Desde que irrumpió en nuestras vidas la pandemia de coronavirus, se ha hecho cada vez más común en los hogares un aparato en forma de pinza con una pantallita que se coloca en el dedo. Este ingenio se llama oxímetro, y sirve para medir la saturación de oxígeno en sangre.

De esta manera, permite estimar si el paciente está padeciendo algún problema que impida la correcta respiración (si bien no es el único valor a tener en cuenta), ya que la saturación de oxígeno en sangre no es otra cosa que la cantidad de oxígeno que está transportando cada glóbulo rojo.

Y, aunque la vacunación ha reducido considerablemente la frecuencia de casos sintomáticos de covid-19, se trata de un aparato que, empleado con la debida prudencia, puede ser útil en otras situaciones como, por ejemplo, la aparición de problemas respiratorios comunes en los niños.

La saturación de oxígeno en sangre debe marcar niveles similares tanto en niños como en adultos; más concretamente, debe encontrarse en el rango entre el 95% y el 99%. Por debajo de estos niveles se considera que la saturación es baja y por tanto también lo es el nivel de oxígeno en sangre.

Con todo, incluso si el niño se encuentra dentro de estos niveles, es posible que su sistema respiratorio no esté funcionando correctamente si se dan otros signos como respiración muy rápida (alteraciones en la frecuencia respiratoria), trabajo respiratorio obstaculizado o ruidos extraños durante la auscultación.

El oxímetro no es en absoluto invasivo ni perjudicial, por lo que realizar esta medición a un niño que esté mostrando alteraciones respiratorias visibles no va a ser en ningún caso negativo. Sin embargo, como hemos dicho antes, hay que recordar en todo momento que la saturación del oxígeno en sangre es sólo uno de los muchos parámetros que nos informan sobre el correcto funcionamiento de la respiración.

Por ello, es importante que sea un médico quien evalúe estos datos en conjunto, y aunque está bien consultarle si un niño marca un valor por debajo de los considerados normales, debe ser el facultativo quien decida qué observaciones realizar sobre el paciente y desde luego es el único cualificado para emitir un diagnóstico. Recordando, además, que la saturación en sangre es orientativa y que ni un valor bajo implica necesariamente un problema de salud ni uno normal implica la ausencia de un problema.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20MINUTOS)

Powered by WPeMatico