Cacerolada contra Sánchez en las urnas madrileñas

La derecha lo venía persiguiendo desde hace un año, cuando vio en el virus que se extendía por Europa la ocasión de derribar al casi neonato Gobierno de coalición de izquierdas. La ofensiva se desató en todos los frentes: el Congreso, los medios, las redes sociales y la calle, con aquellas caceroladas que inflamaron el barrio de Salamanca, eterna reserva espiritual del conservadurismo español. El papel de ariete institucional correspondió a la Comunidad de Madrid, principal bastión de poder del PP. Aunque el intento fracasó, un año después, la derecha se ha tomado el desquite con una victoria de enormes dimensiones. Y tenía que ser en Madrid, capital y primera línea del frente de batalla.

Seguir leyendo

Ir a la fuente
Author: Xosé Hermida

Powered by WPeMatico