Boric, ¿de “refundar” a “reformar” las policías?

“Refundar Carabineros ahora. Lo hemos exigido hace más de un año. No da lo mismo quién tenga el poder. El gobierno de Piñera es cómplice activo de esta locura”.

De esta manera, en febrero de este año, a través de su cuenta de Twitter, el diputado Gabriel Boric planteaba la necesidad de un cambio profundo y radical en la policía uniformada, que desde hace meses eran el blanco de acusaciones por violaciones a los derechos humanos tras el estallido social de octubre de 2019. Era su segunda reacción a la muerte de Francisco Martínez, malabarista fallecido luego de recibir un disparo de un policía en Panguipulli. Por esos días el egresado de derecho ejercía como diputado por Magallanes y lejos estaba de convertirse primero en la carta presidencial de su conglomerado, el Frente Amplio, y luego, de ganar en julio las primarias que lo tienen hoy con posibilidades concretas de convertirse en el próximo Presidente de Chile.

En el comando de Boric siempre se ha hablando de “refundar” a las policías. Así lo dice su programa de gobierno: “Refundaremos nuestras policías, aumentando la dotación en las comunas que más lo necesitan, mejorando su eficiencia en la persecución del delito y asegurándonos que respeten los DDHH y se subordinen al poder civil”, dice el texto.

El 4 de octubre, uno de los encargados del plan de seguridad del diputado de Convergencia Social Alejandro Urquizar dijo a La Tercera: “La propuesta es refundar a las policías.(…) Nosotros tenemos la decisión política tomada, eso va. Después hay que entrar a detallar, que es parte del trabajo que hemos hecho hoy, está bastante avanzado, hay bastante consenso en todos los sectores de que se debe hacer”.

Sin embargo, y a pesar de que el candidato de Apruebo Dignidad ha insistido en la refundación en los últimos debates, a partir del lunes el día después de sacar un segundo lugar en una estrecha primera vuelta, el tono respecto a esta iniciativa comenzó a cambiar: la palabra “refundación” comenzó a salir de sus intervenciones públicas. Algo similar a lo que ocurrió, por ejemplo, con su cambio de postura en relación al proyecto de indulto a los presos del estallido social.

Así, el lunes, un día después de sellar su paso al balotaje de diciembre con José Antonio Kast (Frente Social Cristiano), Boric participó de una entrevista en el matinal de Chilevisión. Con el acento puesto en temas de seguridad -un tema que agarró fuerza tras la primera vuelta- el abanderado de Apruebo Dignidad sostuvo que “no basta con decir vamos a reformar las policías, tenemos que mejorar la seguridad en los barrios”. Era primera vez que se refería a los cambios en Carabineros, a partir de una “reforma” y no de una “refundación”. Tanto así que al otro día, el martes, se comunicó en la noche con Eduardo Vergara, director ejecutivo de Chile 21, para sumarlo al comando. Éste último es experto en seguridad, trabajó en el gobierno de Michelle Bachelet, está ligado a la centro izquierda y siempre ha abogado por modificaciones profundas a las policías, pero no partir de cero.

Más comisarías

La segunda intervención de Boric en este sentido llegó ese mismo martes. En La Pintana y flanqueado por la alcaldesa de la comuna, Claudia Pizarro, indicó que “quienes más tienen en Chile tienen que aportar más para que podamos construir más Cesfam, para que podamos vivir mejor, para que podamos tener más comisarías en los lugares donde más se necesitan”. Esto también llamó la atención en algunos sectores políticos y también en Carabineros. En las filas uniformadas, si bien reconocen que no hay una postura institucional respecto de los candidatos, sí les llama la atención que el representante de Apruebo Dignidad incorpore ahora ideas como la necesidad de más comisarías y una reforma policial.

La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro (DC), explicó La Tercera PM que “Carabineros despliega sus mayores esfuerzos. Yo lo veo a diario, pero no basta, porque la segregación que sufrimos genera, en buena parte de los casos, respuestas violentas de parte de quienes nunca han sido tratados con cariño. Yo no soy partidaria de refundar Carabineros (…), sí estoy convencida de que es necesario modernizar ambas policías, para hacerlas más eficaces”.

En ese sentido, al interior de la policía uniformada, quieren destacar que Carabineros ya no es la misma policía del estallido social. Se está reformulando la malla educativa, como también la capacitación de los egresados, para acomodar el trabajo en derechos humanos y también el funciones operativas. Agregan que la dependencia del poder civil es algo que está presente, pero que de aprobarse el proyecto que crea el Ministerio de Seguridad -enviado por el Presidente Sebastián Piñera al Congreso- este quedará aún más delimitado.

En el comando de Boric prefieren no “casarse” con una denominación respecto a los cambios en materia policial. Asumen que la “refundación” no es algo viable en el corto plazo, ya que el próximo mandato dura sólo cuatro años, por lo que la “reforma” sería lo más viable. Explican que no es bueno tener “peleas conceptuales”, sino que acordar la necesidad completa de la reforma estructural del sistema de seguridad. Eso incluye -agregan- todas las medidas que se incluían en la “propuesta refundacional”, pero reconociendo que es un proceso de largo plazo y que tiene que desarrollarse con la policía.

Por último, señalan que, claro, el concepto “refundación” ha sido muy usado, pero no es un cambio de estrategia sino una aproximación más sistemática a toda la estructura del sistema de seguridad.

Ir a la fuente
Author: Víctor Rivera

Powered by WPeMatico